differences CBD vs THC

CBD vs THC, pero primero… ¿Qué son?

CBD vs THC, ¿cuál es mejor?… Esta es una pregunta muy común cuya respuesta merece su propio artículo. Hay muchas cosas a tener en cuenta para saber qué nos conviene, pero mejor comencemos por hablar de lo que son. El cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC) son cannabinoides que se extraen de la planta de cannabis. Ambos interactúan con nuestro sistema endocannabinoide pero de diferentes maneras y producen diferentes efectos. Los receptores cannabinoides se pueden encontrar en todo nuestro cuerpo y son responsables de muchos efectos fisiológicos. Por lo tanto se ha visto que el CBD y el THC, al interactuar con estos receptores, inhiben la progresión de algunas enfermedades. Posteriormente, también se ha sugerido que algunas enfermedades son el resultado de un desajuste en nuestro sistema endocannabinoide. 

El THC es el elemento psicoactivo del cannabis y es lo que produce el ‘high’ por lo que es conocido. Sin embargo, también tiene muchas otras aplicaciones útiles, como el tratamiento del insomnio o las náuseas. El CBD, por otro lado, no es psicoactivo pero tiene múltiples propiedades medicinales también, como ser un poderoso antiinflamatorio. Así que, dependiendo de lo que se esté tratando, uno podría ser mejor que el otro y adecuarse más a tus necesidades.

Diferencias entre CBD y THC

Tanto el CBD como el THC pueden ser utilizados para tratar problemas similares, sin embargo, son muy diferentes. La mayor diferencia es el efecto psicoactivo del THC. El efecto más conocido de la marihuana es que te droga. Esto se debe a los altos niveles de THC presentes en la planta. Los agricultores modifican genéticamente las plantas para determinar los niveles de cada cannabinoide, controlando así, en cierta medida, sus efectos. Las cepas altas de THC son más populares para uso recreativo, mientras que las cepas altas de CBD (o cáñamo) son más utilizadas para uso médico. 

A pesar de que el THC tiene usos medicinales, el CBD es aventajado al no tener efectos secundarios no deseados, como el “high” que mencionábamos anteriormente. El THC no está presente cuando se usa el CBD medicinalmente por lo que el paciente no siente el efecto del “high”. El CBD es seguro y no tóxico y tiene muchos de los beneficios del THC, pero sin el efecto psicoactivo.

Los peligros del CBD y el THC

Después de una extensa investigación e incluso en dosis muy altas no se han descubierto efectos secundarios negativos notables para la CBD. Algunos de los peores efectos registrados son un ligero mareo y sequedad de boca. 

El THC sí tiene muchos más efectos secundarios indeseables que pueden hacer que sea desagradable para algunos consumidores si tiene que ser utilizado como medicamento. 

Efectos secundarios del THC

  • Sequedad de boca
  • Ojos enrojecidos
  • Tiempos de respuesta lentos
  • El efecto psicoactivo o “high”
  • Pérdida de memoria
  • Problemas de coordinación
  • Aumento de la frecuencia cardíaca

Un efecto secundario notable del THC es que aumenta la frecuencia cardíaca. Esto lo hace inadecuado para las personas con la presión arterial alta o problemas cardíacos. El CBD, por otro lado, no tiene este efecto.

Otra desventaja del THC como medicamento es que no es adecuado para todas las edades. El uso de niveles altos de THC durante períodos prolongados a una edad temprana puede tener efectos graves en el desarrollo del cerebro. Los estudios han revelado que los consumidores jóvenes de THC tienen un mayor riesgo de desarrollar psicosis.

Técnicas de administración de CBD y THC

Tanto el CBD como el THC pueden administrarse de la misma manera, por lo que esto realmente depende del uso que se les dé:

Tinturas – Son extractos de cannabis a base de etanol, generalmente un líquido de color marrón dorado dosificado con un gotero, por lo tanto, es bueno para uso sublingual, o para añadir a los alimentos.

Productos fumables – El cannabis o la flor de cáñamo pueden ser fumados para conseguir un efecto instantáneo. Sin embargo, los efectos secundarios a largo plazo del tabaquismo son bastante graves y no se consideraría una opción saludable.

Comestibles – CBD y THC pueden ser añadidos a alimentos como gominolas o brownies para una experiencia más lenta pero más completa. Los comestibles tienden a tardar más tiempo en tener efecto, pero pueden ser mucho más fuertes. Estos deben ser tomados con precaución ya que la dosificación exacta es muy difícil.

Aceites – El extracto de cannabis puede ser añadido a varios tipos de aceites para ser tomado sublingualmente. Este método es muy útil para la dosificación ya que el contenido de cannabinoides puede ser controlado de una manera más exacta. El aceite se puede tomar con una pipeta debajo de la lengua para una absorción más rápida o se puede poner en cápsulas para una liberación más lenta.

Infusiones – La materia prima de la planta de cannabis o cáñamo puede secarse, triturarse y hervirse con agua caliente. La absorción tanto de CBD como de THC es mejor cuando hay algún tipo de grasa presente, como la leche. Este método es bueno para una liberación lenta de dosis pequeñas.

Cremas y ungüentos– Se pueden añadir extractos de cannabis y cáñamo a las cremas y geles para aplicar directamente sobre la piel. Esta técnica es perfecta para problemas de piel, dolor muscular o inflamación de las articulaciones.

Las técnicas de administración deben ser elegidas en relación a lo que se está intentando tratar y cada una de ellas tiene beneficios únicos. Cada método puede utilizarse por sí solo o en combinación con otros para producir diferentes efectos.

Legalidad con respecto al CBD y el THC

Otra diferencia a tener en cuenta es que la legalidad tanto del CBD como del THC puede cambiar por país. Es importante saber cuál es su estado legal antes de iniciar el tratamiento. El CBD es legal en casi todas partes, siempre y cuando haya menos de 0.2% de THC presente. Como no es psicoactivo ni adictivo, se considera seguro de usar.

Debido a los múltiples efectos secundarios del THC, tanto negativos como positivos, se considera ilegal para el uso recreativo en la mayoría del mundo. La aplicación medicinal de la marihuana se está convirtiendo poco a poco en legal en más lugares del mundo gracias al aumento de la investigación que se está llevando a cabo sobre sus beneficios. 

¿Así que cuál es mejor, CBD o THC?

En resumen, no hay una respuesta sencilla a esta pregunta. Depende en gran parte de tu edad, salud (física y mental), condición, ubicación y más. Hay tantas variables a considerar que la mejor manera de empezar es investigar tanto como sea posible. Busca el consejo de profesionales médicos y expertos, si es posible, para discutir si el tratamiento con cannabinoides que es más adecuado para ti.

Bibliografía

Fletcher, J. (2019). CBD vs. THC: Differences, benefits, and effects. [online] Medical News Today. Available at: https://www.medicalnewstoday.com/articles/325871.php [Accessed 11 Nov. 2019].

Bagot, K., Milin, R. and Kaminer, Y. (2019). Adolescent Initiation of Cannabis Use and Early-Onset Psychosis. – PubMed – NCBI. [online] Ncbi.nlm.nih.gov. Available at: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25774457 [Accessed 11 Nov. 2019].

2 comentarios en “CBD vs THC”

  1. Buenos días! Tengo un hijo de 8 años con autismo con mucha hiperactividad y estereotipia, y me han hablado y aconsejado sobre el CBD. Desearía saber cuál de los aceites podría ser para él, y cuál es la dosis recomendada. Gracias!!!

    1. Rafael Fernandez

      Hola Silvia, existen estudios que ofrecen una visión positiva de la interacción del CBD con trastornos del espectro autista. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6287295/

      En relación con la hiperactividad tambíen existen estudios, y es mucho más fácil ver resultados positivos.
      El CBD actúa directamente sobre el sistema endocannabinoide, el cual está ligado a todos los demás sistemas del cuerpo humano.
      El efecto más notorio del CBD es la relajación del sistema nervioso y la regulación del sistema immune. Lo cual puede ayudar mucho con la hiperactividad y la estereotipia.

      Desde nuestra posición, no podemos aconsejar abiertamente un tratamiento, ya que no estamos facultados para ello (no somos doctores). Pero si podemos explicar que experiencia han tenido otros usuarios con problemas parecidos.
      La potencia del aceite y la dosis recomendada, pueden variar mucho a cada persona. Puesto que nuestros sistemas endocannabinoides no son iguales ni reciben igual los fitocannabinoides (CBD, THC, etc).

      Nuestra recomendación siempre es empezar con la potencia y dosis mínima, a) para no crear una toleráncia innecesaria y b) para no gastar innecesariamente más CBD del que el cuerpo necesita, ya que lo que no es capaz de absorber el cuerpo simplemente se expulsa con la digestión.

      Con 8 años, suponiendo que su altura, peso y toleráncia son los estándares.

      Según información recopilada de otros clientes:
      A) empezar con el aceite 2.5%, con una dosis de 2-3 gotas por dosis, 3 dosis al día. Evaluar durante 3-4 días y subir la dosis si los efectos fueran muy leves o insuficientes. Repetir el proceso durante 2-3 semanas hasta encontrar el efecto deseado, bajando la dosis un nivel una vez encontremos los efectos deseados. Con ello lograremos controlar el incremento de la tolerancia, y el gasto derivado.
      B) empezar con un aceite del 5% con una dosis de «shock» para despertar al cuerpo, 6-8 gotas en la primera dosis. Y despues reducir la dosis a 1-2 gotas por toma, 2-3 tomas al día (tener en cuenta que el 5% es el doble de concentrado que el 2.5%, pues la dosificación debe ser la mitad.

      Ambos metodos tienen buena aceptación, podemos utilizar uno u otro dependiendo de la comodidad y de las necesidades, (horarios, momentos de más hiperactividad, situaciones de estress, etc.)

      Si tiene más dudas o quiere hablar con un experto más sobre este tema puede contactar con nosotros via mail a info@sensitivecbd.com o por teléfono al 931 39 69 06.

      Saludos,
      B)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ES
Ir arriba