TIPOS DE EXTRACIÓN DE CBD

El CBD (cannabidiol) es un cannabinoide que está ganando una gran reputación en todo lo relacionado con la salud y el bienestar gracias a su potencial medicinal. El CBD se consume de varias maneras (aceites, comestibles, cremas, bebidas, etc…) y cuando hablamos de la forma de obtener CBD de lo que realmente hablamos es del tipo de método de extracción utilizado. 

¿Cómo se extrae el CBD de la planta? 

El CBD se obtiene de las flores, los tallos y las hojas de cáñamo y existen varios métodos de extracción, algunos más seguros que otros. Por ejemplo, la extracción realizada con butano puede dejar residuos peligrosos para nuestra salud. 

Cada método tiene sus ventajas y desventajas… y te las vamos a detallar a continuación:

La extracción de CO2

Este método es el más limpio y el más especializado. Este método también se utiliza para extraer aceites esenciales para perfumes. 

Para entender mejor cómo funciona el proceso de extracción de CO2 debemos saber que se utiliza el dióxido de carbono (CO2) a alta presión pero a baja temperatura, esto hace que se comporte cómo un liquido y no como gas. El CO2 líquido atraviesa el material vegetal y disuelve los aceites de la planta de marihuana ayudando a mantener la pureza del extracto y preservando los cannabinoides.

El método de extracción con CO2 es extremadamente eficiente en la extracción de cannabinoides y produce un extracto limpio y de alta calidad, pero este método requiere una gran inversión financiera en material y en capacitación de personal. Los equipos utilizados son caros y el proceso es complejo debido al control que requiere cada etapa, pero definitivamente es la mejor inversión para productores a gran escala. 

La extracción solventes líquidos: 

El alcohol es un líquido altamente eficiente cuando se trata de disolver cannabinoides y se ha utilizado en la medicina desde los inicios. El alcohol servía para extraer los componentes químicos de las distintas plantas con las que se elaboraban tinturas medicinales. ¿En qué consiste? Esencialmente es cannabis macerado en alcohol de alta graduación, como por ejemplo etanol, a temperaturas muy frías.

Este método es barato y no requiere un equipo especial para obtener el extracto cannábico, pero los solventes que se utilizan son altamente inflamables y, si no se realiza correctamente el proceso con solventes adecuados, el residuo del solvente puede permanecer en el extracto y ser dañino para nuestra salud. En este método se utiliza toda la materia vegetal de la planta. La extracción con disolventes (alcohol, etanol, etc.) es de las más comunes, utilizada por los productores a pequeña-mediana escala, pero también es de las más peligrosas debido a que los líquidos son inflamables y por eso es muy importante realizar este proceso lejos de fuentes de calor o llamas para evitar accidentes.

Extracción con aceites alimenticios:

La extracción con aceite es segura y natural, pero también toma más tiempo y los aceites que se producen son perecederos, esto querer decir que tienen una vida limitada y deben almacenarse bien (los recipientes de vidrio son una muy buena opción). Cuando se utiliza este método se recomienda producir dosis pequeñas, para así consumirlas o utilizarlas más rápido.   

Los aceites vegetales cómo el de oliva, el de semilla de cáñamo o el de coco son muy efectivos para extraer los cannabinoides de la planta. El resultado es un extracto que es más indicado para consumir oralmente o aplicarlo tópicamente que para fumar. Este método es muy simple y el extracto que se obtiene es no concentrado.

¿Cuál es el mejor método de extracción?

Esto depende de cuánto quieres invertir y si quieres producir para consumo personal o a gran escala. La extracción con solventes líquidos como etanol o la extracción con COson los métodos más utilizados.  Los métodos más artesanales, como tinturas o infusiones, son buenos para obtener extractos de amplio espectro y para consumo personal.

Como consumidor, los productos que provienen de la extracción con CO2 son la mejor opción ya son  productos de primera calidad con componentes activos y sin residuos dañinos para la salud. 

¿Qué sucede después de la extracción de CBD?

Después de la extracción, lo que se obtiene son aceites de “espectro completo” o de “extractos aislados” de CBD. ¿Qué quiere decir esto?

El aceite de CBD de “espectro completo” contiene otros cannabinoides, como por ejemplo el THC. Algunos consumidores prefieren este tipo de aceite por el “efecto séquito” ya que el CBD interactúa mejor con el sistema endocannabinoide si hay otros cannabionides presentes en el producto. 

Por otro lado, hay consumidores que prefieren aceites de CBD con “extractos aislados”. Esto quiere decir que el aceite es un concentrado de CBD donde no hay ni rastro de THC, ya que el extracto ha sido purificado. 

es_ES
es_ES en_GB fr_FR de_DE it_IT pt_PT
Ir arriba