A medida que la investigación sobre el CBD como alternativa o complemento a la medicina tradicional va avanzando cada vez surgen más mitos y dudas alrededor de este compuesto del cáñamo.

El cannabidol, o CBD, es un compuesto no tóxico con importantes propiedades terapéuticas proveniente de la planta de marihuana. A pesar de su creciente popularidad y de que haya muchísimos productos en el mercado que contiene CBD (desde productos cosméticos cómo cremas corporales hasta alimentos para mascotas), la mayoría de gente aún tiene dudas sobre los efectos del CBD, sus ventajas y cómo funciona. 

El CBD te droga porque proviene de la planta de marihuana.

Al contrario de lo que mucha gente cree, no todos los compuestos que provienen del cáñamo te drogan ni todos los cannabinoides te hacen sentir el efecto del “high”. De hecho, la planta de cannabis contiene más de 400 compuestos activos, incluyendo más de 100 cannabinoides y otros componentes. 

A diferencia del THC, el CBD no produce ningún tipo de colocón o euforia, incluso en dosis elevadas.

El CBD es bueno para la salud y el THC es malo.

Otro mito interesante y muy ligado a los valores morales de nuestra sociedad es que el CBD es bueno para nuestra salud pero el THC no. ¿Porqué ocurre esto? Porque el THC te droga o coloca y éste es el mayor estigma ligado al consumo de marihuana. 

Hoy en día, mediante estudios científicos, se ha demostrado que los beneficios fisiológicos y clínicos que surgen de la combinación de THC y CBD en distintos tratamientos justifica su combinación en preparados farmacéuticos. Estudios de la California Pacific Medical Center (San Francisco) establecen que la combinación de CBD y THC tiene un efecto antitumoral más potente que la aplicación de los compuestos por separado cuando se prueba en células de cáncer cerebral o de mama.

El CBD es medicinal y el THC es recreacional.

Algunas personas se acercan a nuestros expertos diciendo que quieren beneficiarse de “la parte medicinal de la planta y no drogarse”. A pesar de ser el principal ingrediente psicoactivo del cannabis, el THC en dosis bajas tiene propiedades medicinales como, por ejemplo, inhibe una enzima implicada en el desarrollo de la demencia relacionada con el Alzheimer o es utilizado como compuesto contra las náuseas y estimulante del apetito.

Como hemos mencionado anteriormente, la combinación del CBD y el THC puede ser de gran ayuda para algunos tratamientos. Por ejemplo, se ha demostrado que el CBD potencia las propiedades antiinflamatorias del THC. Algunos padres de niños epilépticos han descubierto que añadir un poco de THC o THCA (la versión sin calentar del THC) ayuda a controlar las convulsiones de sus hijos.

El CBD te deja sedado.

Existe el mito de que el CBD provoca un estado de sedación elevado. 

Una publicación de la revista Current Pharmacology destaca que el CBD en dosis bajas podría funcionar como farmaco para ayudar a estar más despierto. 

Por otro lado, cuando se consume en dosis moderadas más altas, el CBD ayuda a reducir el estrés y la ansiedad favoreciendo a restaurar los patrones del sueño.

El CBD puede provocar sobredosis. 

Es muy poco probable que alguien sufra una sobredosis de CBD, sobre todo accidentalmente. Una dosis demasiado alta de CBD puede provocar ansiedad o confusión y, en algunos casos, se ha reportado somnolencia e incluso diarreas, alteraciones del apetito y fatiga pasajeras pero siempre pasajeras.

Las dosis altas de CBD son más efectivas.

Los productos de CBD aislado requieren dosis mayores para ser igual de efectivos que los extractos de aceite de planta de cannabis rica en CBD, ya que estos aceites ricos en CBD tienen una ventana terapéutica mucho más amplia que los productos que provienen de CBD aislado. 

Esto no quiere decir que todos los productos que contienen CBD requieren dosis altas para ser efectivos, la dosificación depende de cada tipo de producto y de lo que se quiera tratar, por eso siempre es mejor asesorarse con un experto ya que una cantidad excesiva de CBD podría resultar menos efectiva terapéuticamente que una dosis moderada.

El CBD es ilegal en muchos países.

El tema de la legalidad de los productos provenientes del cáñamo siempre ha sido controversial. A medida que los investigadores descubren nuevas propiedades terapéuticas y usos de esta planta se genera más confusión y debate sobre la legalidad de los mismos. 

Hay que tener en cuenta que la legislación sobre estos productos varia de un país a otro. En muchos países europeos, Uruguay o Canadá, por ejemplo, los productos de CBD son legales si contienen una dosis mínima de THC.  

En resumen, aunque aún queda mucho por descubrir sobre los cannabinoides, los compuestos del cannabis como el CBD tienen ventajas medicinales reales como aliviar síntomas de estrés y ansiedad, reducir el dolor y la inflamación, mejorar el sueño y disminuir las convulsiones. A medida que sepamos más sobre las propiedades y beneficios de los compuestos de la planta probablemente iremos avanzando, desmitificando y normalizando el uso de CBD y THC en distintos tratamientos.  

es_ES
es_ES en_GB fr_FR de_DE it_IT pt_PT
Ir arriba