Sensitive CBD

Sindrome Intestino Irritable

Síndrome de Colon Irritable y el CBD

Qué es el SII?

El Síndrome del Intestino Irritable (SII), más conocido coloquialmente como “colon irritable”, es uno de los más comunes casos médicos en todo el mundo y el desorden más frecuente dentro del campo de la gastroenterología. La severidad en la que se presentan sus síntomas parte de un grado medio de incomodidad que se puede manifestar en forma de hinchazón, gases, estreñimiento y/o diarrea; o en su máximo exponente, dolores y decaimiento, lo que dificulta de forma exponencial la capacidad de trabajar, socializar o viajar del doliente. Las mujeres padecen de este síndrome de 1,5 a 3 veces más que los hombres en la media.

A pesar de una prevalencia estimada del 10-15% en Europa, solo el 3% de la población está formalmente diagnosticado con SII. Esto es una consecuencia de los pacientes que no buscan atención médica o son mal diagnosticados. Aunque se puede utilizar un hemograma para ayudar a confirmar la presencia de enfermedad, las guías internacionales de mejores prácticas promueven el diagnóstico positivo utilizando los criterios de Roma (abajo). Estos criterios adoptan un enfoque basado en los síntomas, identificando la presencia de malestar / dolor; hábitos intestinales alterados; y la ausencia de cualquier otra enfermedad que pueda causar síntomas similares. Algunos desencadenantes comúnmente conocidos incluyen alimentos, factores estresantes de la vida temprana, antibióticos y / o alteraciones de la interacción cerebro intestinal.


Rome IV IBS Diagnostic Criteria
Dolor abdominal recurrente al menos 1 día/ semana en los últimos 3 meses con dos o más manifestaciones de las indicadas:

  1. Relacionadas con la excreción
  2. Asociadas a un cambio de frecuencia en las deposiciones.
  3. Asociadas a un cambio en la apariencia de las deposiciones.

Aunque el SII es una condición conocida por sus recaídas a lo largo del transcurso vital, hace falta remarcar que en estudios recientes se ha demostrado que la persistencia de la enfermedad disminuye en edades por encima de los 50; determinando pues, que los síntomas también remiten con el paso del tiempo. Los síntomas padecidos pueden variar mucho entre individuos. De hecho, los síntomas manifestados en un mismo individuo, también podrían variar durante un prolongado periodo de tiempo, por lo que un paciente SII de un tipo, podría desarrollar otra clase de SII a lo largo de su vida.

Cuales son los diferentes tipos de SII (IBS en inglés) ?
● IBS-C
SII-C estreñimiento. Síntomas específicos relacionados con el estreñimiento y deposiciones duras – junto con otros síntomas generales del SII tales como dolor de estómago, espasmos, hinchazón, falta de energía, dolores de espalda y problemas de micción..
● IBS-D
SII-D diarrea. Síntomas comunes incluyen deposiciones frecuentes y líquidas junto con los síntomas generales anteriormente mencionados.
● IBS-M
SII-M mixto. Síntomas alternativos entre estreñimiento y diarrea. Éste subtipo suele causar mayores molestias que sus anteriores hermanos SII-C y SII-D.

Tratamientos convencionales

En los últimos 5 años, el estilo de vida y los cambios en la dieta, se han convertido en la Bíblia de los procedimientos a seguir para los pacientes de SII. Se recomienda la práctica de ejercicio con un mínimo estipulado de un paseo de unos 20 minutos al día, lo que ayuda en gran medida a fortalecer los movimientos peristálticos de los intestinos. Así pues, los individuos con una rutina deportiva estricta presentan mejores y más rápidos resultados de recuperación.
Siendo la alimentación una de las bases fundamentales de este tratamiento, los doctores normalmente van a recomendar un cambio en la dieta. La alternativa con más reconocimiento es una dieta baja en FODMAP (Los FODMAP son carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados, que son mal absorbidos en el intestino delgado, derivando en diversas y dolorosas molestias en el abdomen. El término FODMAP es una sigla en inglés, derivado de fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides y polyols.) Fuera tecnicismos: La “dieta blanda” de toda la vida.
En lo referente a los tratamientos ( en vez de enfocarse en el cambio de “lifestyle”) el procedimiento farmacológico habitual tiende a atacar el síntoma más alarmante y/o dominante. Antidiarreicos, laxantes, antiespasmódicos, son los más recomendados detrás del mostrador de tu farmacia. Hoy en día cada vez se recurre menos a estos fármacos, hace falta decir, por eso, que son los antiespasmódicos los favoritos por el usuario en comparación a los demás, gracias a sus resultados anulando el dolor abdominal propio del SII.
Los tratamientos farmacológicos tradicionales, aplicados al SII, son ineficaces partiendo de la base de que no cura ningún problema de raíz, solo palia o pretende anular el síntoma más grave, como hemos dicho anteriormente, presentando no solo resultados insatisfactorios, sino también terribles efectos secundarios, causa directa de la manipulación de los biorritmos de ésta manera, tan desequilibrada y poco respetuosa para el cuerpo. Los efectos secundarios sobre todo en laxantes, también han desencadenado una clara caída en la confianza en estos productos y por ende en su distribución y consumo.En conclusión y siguiendo por el cauce los tratamientos por la vía química, se han advertido casos crecientes de pacientes que buscan en los antidepresivos la solución troncal del problema y ofrece grandes resultados en diarreas y estreñimiento, lo que nos lleva directamente al siguiente punto, que es muy interesante.

El eje Intestino-cerebro y su representación fisiológica en el SII

Para entender de verdad los síntomas del SII, hay que entender cómo se comunican y relacionan entre sí cerebro y entrañas ( eje intestino-cerebro). El intestino es conocido también como el segundo cerebro, formando el SISTEMA NERVIOSO ENTÉRICO, siempre conectado física y químicamente con el SNC ( SISTEMA NERVIOSO CENTRAL) , compuesto de tejido espinal y cerebral.
El enlace entre estos dos sistemas lo forman los neurotransmisores, por ejemplo: la serotonina ( “la hormona de la felicidad”). Ésta, como otros neurotransmisores, puede ser producida en el cerebro o bien, en el intestino. Es por esto que un cerebro confundido o ansioso puede hacer que un estómago pierda el apetito, o estar expuesto al hambre puede desencadenar un gran estrés para la mente, en forma de estas señales.
Los estudios recientes, no solo muestran que el estrés – agudo o crónico – agrava los síntomas del SII, sino que señalan que hay una relación sinérgica y absoluta entre los pacientes de depresión (y otros tipos de desequilibrio mental grave) y SII coincidiendo casi siempre, demostrando el poder de este eje cerebro-intestino. Se ha demostrado también esta correlación en síntomas en todos los demás órganos del cuerpo, que también acaban sufriendo los efectos del estrés mental.


Comorbilidades u Otras enfermedades que coexisten en tándem con el SII:


Una Inclusiva – pero no exhaustiva – lista de condiciones frecuentemente asociadas al SII:

● Depresión
● Desorden o trastorno de ansiedad
● Fibromyalgia (causando un severo dolor extendido por todo el cuerpo acompañada de un
estrés emocional)
● Dolor de cabeza/cefaleas crónicas y migraña
● Dolor crónico de espalda
● Dolor crónico pélvico
● Trastorno de la articulación temporomandibular
Una o más de estas incapacidades funcionales existe en casi la mitad del total de enfermos del SII. Los pacientes de SII son el doble de propensos a estas dolencias en comparación al resto de la población. Estudios confirman que las irregularidades y deficiencias en el sistema endocannabinoide subyacente juegan un importante rol en el SII.

PUEDE EL CÁÑAMO AYUDAR?

Una vez identificado el conector entre una deficiencia del sistema endocannabinoide y la presencia de SII en pacientes, concluimos: las medicinas a base de cannabinoides albergan las respuestas que muchos están buscando resolver ya que este sistema endocannabinoide ( ECS) juega un rol muy activo controlando el equilibrio intestinal y de su flora ,mediante la homeostasis.
El ECS controla la sensación de modulación visceral, y regula la inflamación intestinal, así como el eje cerebro- intestino. Bloqueando así los conocidos como mecanismos “GI” que causan dolor en las manifestaciones del SII.
El principio del tratamiento parte del uso de phytocannabinoides tales como el CBD ( cannabidiol) o el THC (tetrahidrocannabinol) para equilibrar el ECS. Añadir cannabinoides externos de origen vegetal a nuestro sistema interno de cannabinoides deficiente. El THC tiene mala fama dado que es el cannabinoide que produce un efecto psicoactivo, aunque se sigue demostrando, a diario su más que excelente uso clínico en tratamientos contra los espasmos de dolor abdominal. Se observa también, que el CBD sinergiza el efecto del THC aliviando además los síntomas físicos propios del SII.
Además de atacar los síntomas físicos del SII, los cannabinoides muestran también un gran potencial en lo que respecta a la parte psicológica.
El CBD posee grandes propiedades neuroprotectoras, antipsicóticas, y antidepresivas. Se ha ganado su fama y su rol como más que prometedora terapia a la hora de manejar y tratar los desórdenes de ansiedad,dando esperanzas en el desarrollo de los estudios para manejar el SII, ayudando a romper el ciclo vicioso entre salud mental deficiente y salud intestinal.

CONCLUSIÓN

La eficacia de las terapias farmacológicas es, en general débil, es por eso que más de un 50% de la gente se pasa a terapias alternativas. Debería darse más peso a los estudios clínicos a base de cannabinoides determinando el poder sus resultados y promover su uso, que, acompañado de una dieta coherente y un estilo de vida saludable, podría convertirse en un sistema perfecto que nos conduzca a las puertas de la clave al bienestar general.

Bibliografía

1) Chey WD, Kurlander J, Eswaran S. Irritable Bowel Syndrome. JAMA [Internet]. 2015 [cited
2020 Nov 19];313(9):949. Available from: 10.1001/jama.2015.0954
2) Card T, Canavan C, West J. The epidemiology of irritable bowel syndrome. CLEP [Internet].
2014 [cited 2020 Nov 19];71. Available from: 10.2147/CLEP.S40245
3) Jack T, Fried M, Houghton LA, Spicak J, Fisher G. Systematic review: the efficacy of
treatments for irritable bowel syndrome – a European perspective. Alimentary
Pharmacology Therepeutics [Internet]. 2006 [cited 2020 Nov 19];23(10). Available
from: 10.1111/apt.2006.23.issue-10
4) Lacy B, Patel N. Rome Criteria and a Diagnostic Approach to Irritable Bowel Syndrome. JCM
[Internet]. 2017 [cited 2020 Nov 19];6(11):99. Available from: 10.3390/jcm6110099
5) Halmos EP, Power VA, Shepherd SJ, Gibson PR, Muir JG. A diet low in FODMAPs reduces
symptoms of irritable bowel syndrome. Gastroenterology. 2014 Jan 1;146(1):67-75.
6) Ruepert L, Quartero AO, de Wit NJ, van der Heijden GJ, Rubin G, Muris JW. Bulking agents,
antispasmodics and antidepressants for the treatment of irritable bowel syndrome.
Cochrane database of systematic reviews. 2011(8).
7) Jadallah KA, Kullab SM, Sanders DS. Constipation-predominant irritable bowel syndrome: a
review of current and emerging drug therapies. World Journal of Gastroenterology: WJG.
2014 Jul 21;20(27):8898.
8) Zijdenbos IL, de Wit NJ, van der Heijden GJ, Rubin G, Quartero AO. Psychological treatments
for the management of irritable bowel syndrome. Cochrane Database of Systematic Reviews.
2009(1).
9) Quigley EM. The gut-brain axis and the microbiome: clues to pathophysiology and
opportunities for novel management strategies in irritable bowel syndrome (IBS). Journal of
clinical medicine. 2018 Jan;7(1):6.
10) Russo EB. Clinical endocannabinoid deficiency (CECD): can this concept explain therapeutic
benefits of cannabis in migraine, fibromyalgia, irritable bowel syndrome and other
treatment-resistant conditions?. Neuro endocrinology letters. 2008 Apr;29(2):192-200.
11) Russo E, Guy GW. A tale of two cannabinoids: the therapeutic rationale for combining
tetrahydrocannabinol and cannabidiol. Medical hypotheses. 2006 Jan 1;66(2):234-46.
12) Crippa JA, Guimarães FS, Campos AC, Zuardi AW. Translational investigation of the
therapeutic potential of cannabidiol (CBD): toward a new age. Frontiers in immunology.
2018 Sep 21;9:2009.
13) Skelley JW, Deas CM, Curren Z, Ennis J. Use of cannabidiol in anxiety and anxiety-related
disorders. Journal of the American Pharmacists Association. 2020 Jan 1;60(1):253-61.
14) Blessing EM, Steenkamp MM, Manzanares J, Marmar CR. Cannabidiol as a potential
treatment for anxiety disorders. Neurotherapeutics. 2015 Oct 1;12(4):825-36.

es_ES
Ir arriba

¿Y SI TE QUEDAS..?

¡TIENES UN DESCUENTO!

10%

UTILIZA EL CÓDIGO:
YOSOYSENSITIVE

¡VÁLIDO SOLO HOY!

Aceites de CBD Sensitive CBD